Una multitud en la muestra de Alejandro Vigilante en el Salón Ferrari del Patio Bullrich