Martín Wullich retrata la magia de los escenarios