Menos enciclopedismo, más innovación