Jean Tinguely, El artista que hacía explotar sus obras