El arte, refugio contra el cepo cambiario