Edgardo Giménez cura homenaje al diseñador que llegó al Museo del Louvre