Charly Galuppo: la fascinante contemporaneidad de un clásico