Al fin Buenos Aires tiene su escultura de Julio Le Parc